Cómo reducir el estrés de mi hijo en la visita al dentista

Es evidente que la salud oral de nuestros hijos es muy importante. La cuestión es que la visita al dentista suele ser motivo de miedo y estrés para nuestros pequeños. La ansiedad dental es bastante frecuente en la infancia, por lo que la mayor parte de las clínicas dentales especializadas en niños suelen tener bastante experiencia en este terreno. 

Eso sí, hay que tener en cuenta que el estrés puede ser mayor en unos niños que en otros. En los casos en los que el nivel de ansiedad es más extremo, el problema puede llegar incluso a afectar a la salud dental del niño en la etapa adulta. Por eso, hoy en Clínica TorreLara (Illescas) queremos darte algunos trucos y consejos sobre cómo reducir el estrés de tu hijo en la visita al dentista.

1. Empieza a llevarlo al dentista desde que es pequeño

Lo ideal es hacer la primea visita al dentista cuando a tu hijo le hayan salido los primeros dientes. De esta forma, se irá familiarizando con ello y lo verá como algo normal. Te recomendamos que conciertes una cita al menos cada 6 meses. Además, es aconsejable que involucres a tu hijo y que lo informes con tiempo sobre la visita para que lo vaya asimilando. Si tu hijo se siente sorprendido, puede sufrir un mayor nivel de ansiedad en menos tiempo. Pero también es bueno que lo sepa con antelación por si tiene dudas y quiere hacer preguntas. 

2. Se sincero y positivo

Intenta responderle siempre de forma sincera y positiva. Esto no significa que tengas que explicarle todo el procedimiento con detalle, pero sí hablarle de manera amable y no mentirle o hacerle promesas que no sabemos si vamos a poder cumplir. De esta manera, siempre confiarán en ti y su estrés será menor.

3. Inculca a tu hijo la importancia de una buena higiene dental

Es importante que desde una edad temprana inculquemos ya a nuestro hijo la importancia de lavarse los dientes para que estén fuertes y sanos. Para ello, es fundamental que prediques con el ejemplo y que él te vea a ti hacerlo. Además, es bueno recordarles que los dentistas no son malos, sino médicos amables que le ayudan a cuidar de sus dientes para que tengan una bonita sonrisa.

4. Acude a una clínica especializada en odontopediatría

Las clínicas de odontopediatría, como Clínica TorreLara, están perfectamente preparadas y poseen experiencia en el trato de los niños y en ofrecer los tratamientos más adecuados para los problemas dentales más habituales en estas edades. Aplican técnicas psicológicas para un adecuado manejo de los niños más o menos complicados, por lo que puede ofrecer la opción de sedación consciente para aquellos pacientes que presentan niveles de estrés más elevados. Además, por lo general, suelen contar con instalaciones decoradas con un estilo muy alegre y con motivos infantiles para que los niños se sientan más cómodos.

5. Haz juegos o léele libros relacionados con la salud dental

Los juegos son una buena forma de introducir la salud bucodental y las visitas al dentista como pare de la vida cotidiana, dándole un toque divertido. Por ejemplo, puedes jugar con tu hijo a ser dentista y hacer como que le revisas los dientes o que él lo hace contigo. Pero también sería interesante leerle cuentos sobre este tema para que lo vea como algo entretenido y lo relacione con algo positivo, como “Los Osos Berenstain visitan al Dentista”. A través de dibujos coloridos, una experiencia dental feliz del protagonista y palabras que pueda entender fácilmente, entenderá mejor en qué consiste la visita al dentista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.