Gingivitis, aprende a identificarla y prevenirla

El sangrado de las encías es uno de los motivos de consulta más frecuente en la clínica dental.

Una higiene escasa o incorrecta provoca un acumulo de placa bacteriana alrededor de los dientes, causando una inflamación  en el tejido de las encías que los rodean (comúnmente conocida como gingivitis)

Esta inflamación de las encías suele producir:

  • Sangrado durante el cepillado, o durante el uso de hilo dental.
  • Cambio de color, La encía pierde su color natural y se torna a un rojo oscuro o violáceo.
  • Dolor, la encía se vuelve más sensible.
  • Mal aliento la inflamación de las encías provoca un sabor desagradable en la boca.
  • Hinchazón, se produce un abultamiento de la encía, que pierde su forma y firmeza habituales.

Como ya hemos mencionado, la gingivitis es el resultado de la acumulación de placa bacteriana en los dientes, por lo tanto debemos tener especialmente cuidado en algunas circunstancias en las que la higiene esta comprometida, por ejemplo:

  • Apiñamiento. la malposición dentaria dificulta el correcto acceso del cepillo, dando como resultado una higiene defectuosa de la zona.
  • Prótesis fija. Las coronas, puentes, coronas sobre implantes, etc, son más propensas a acumular placa que las piezas naturales, además dificultan la limpieza, por lo que hay que tener una higiene más exhaustiva en esas zonas, para evitar la inflamación de la encías que rodean a dichas prótesis.
  • Ortodoncia. Como en el caso anterior, la presencia de aparatología ortodóntica (Brackets, bandas, retenedores, etc) va a propiciar una mayor retención de placa y mayor dificultad para su correcta retirada.

Existen factores que van a ayudar a la aparición de la Gingivitis, o a agravar sus efectos.

  • Tabaco
  • Cambios hormonales, por ejemplo, aquellos relacionados con el embarazo, el ciclo menstrual, pubertad o el uso de anticonceptivos orales.
  • Enfermedades sistémicas, diabetes.
  • Medicamentos, el uso de algunos medicamentos puede provocar gingivitis, por ejemplo:  Fenitoína (utilizada para tratar convulsiones), Nifedipina (empleada en casos de hipertensión arterial o arritmias cardiacas).
  • Genética.

El tratamiento de la gingivitis consiste en la remoción de la placa bacteriana por parte de un profesional (Tartrectomía ó limpieza), y en el mantenimiento por parte del paciente, con una mejora de la higiene, corrección de malos hábitos o disminuyendo factores predisponentes.

En caso de no ser tratada, la gingivitis evoluciona a una patología más severa, llamada Periodontitis, en la que la inflamación alcanza el hueso y tejidos de soporte del diente, provocando su pérdida.

En Clínica TorreLara contamos  con un equipo de expertos periodoncistas que te instruirán para llevar a cabo un buen mantenimiento periodontal, y así prevenir la aparición de gingivitis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.