¿ Duele un implante dental?

Implante dental

El dolor después de la colocación de un implante dental es uno de los miedos, y uno de los motivos de duda, que le surge a los pacientes que eligen esta opción rehabilitadora. Pero actualmente, con las técnicas existentes, los implantes dentales no deberían provocar dolor, ni durante, ni después de  la colocación.

El procedimiento con implantes dentales se hace  con anestesia local. En Clínica TorreLara ofrecemos, además, a nuestros pacientes, la posibilidad de realizar la intervención bajo “ sedación consciente”, el paciente permanece completamente dormido durante la colocación de los implantes, por lo que no se entera de nada.

Los implantes dentales no tienen porqué  provocar dolor, ni durante la colocación ni después. Las molestias que pudieran aparecer se producirán normalmente en las primeras 72 horas.

 

Colocación de un implante dental.

¿Qué molestias son normales?

  • La inflamación de la zona es normal y puede ser máxima en las 24-72 horas posteriores a la intervención, bajando después de ese tiempo. Dicha inflamación puede ser controlada  con medicación analgésica, antiinflamatoria y antibiótica ( prescritas por tu implantólogo).
  • Puede presentarse una ligera hemorragia durante  las 24 horas posteriores a la cirugía. Bastará con  presionar la encía con una gasa para que cese el sangrado. 

Hay que tener en cuenta que las molestias  estarán relacionadas con la complejidad del procedimiento. No es lo mismo la colocación de un implante dental, que hacer una rehabilitación completa con la colocación de implantes en toda la boca y con técnicas de regeneración ósea guiada.

¿Que molestias no son normales?

Siempre, ante la duda para identificar  un dolor  o síntoma como normal o no, se debe acudir a la consulta para que el implantólogo explore y aclare las dudas, y pueda solucionar el problema lo antes posible

  • No es normal que después de la colocación de implante dental aparezca un dolor muy fuerte, que no permita dormir o que no remita con la medicación prescrita por el dentista.
  • No es normal que se mueva el implante dental.
  • No es normal tampoco que una zona del labio o mejilla no se despierte una vez pasado el efecto de la anestesia.
  • No es normal una hemorragia excesiva, que no ceda ante la presión con una gasa sobre la encía.
  • No es normal sentir dolor en la funda o la prótesis sobre implantes durante la masticación.

Conclusión

Podemos afirmar que, salvo en rarísimas excepciones, los implantes dentales  no son un proceso doloroso y las molestias posteriores son mínimas en la gran mayoría de casos.

Por lo que descartarlos como opción solo por el temor a que puedan causar dolor, es una razón sin peso ni argumentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *